Antonio y Juanita Maldonado (en español)

Opp_Pho_2769102_Antonio-and-Juanita-Maldonado-625

Diamante Ejecutivo

Texas

Igualdad de oportunidades para todos – “Lo que tiene de genial este negocio es que no importa si provienes de un trabajo con paga baja o de una profesión bien pagada, todos empiezan como iguales”, afirma Antonio Maldonado, que sabe de primera mano cuán importante es eso.

Antonio llegó a Estados Unidos desde México a los 17 años. Su primer trabajo fue como empeleado doméstico. Pasó a convertirse en pintor, después cocinero, y más tarde colocador de alfombras. Trabajaba duro pero todavía ganaba muy poco. En aquel entonces, Juanita y él estaban casados y tenían dos hijos. Pero estaban tan cortos de dinero que vivían con los padres de él. “En ese punto de mi vida me sentía como un total perdedor”, dice él.

Luego su hermana le habló del negocio Amway™. Aunque Juanita entendió el potencial de inmediato, Antonio no estaba entusiasmado. De hecho, era todo lo contrario: no quería saber nada. “Era tan negativo respecto a todo en esa época”, dice Juanita. “Era sólo el estado mental que atravesaba. Estaba cansado y desanimado. Pero yo creí que podíamos hacerlo funcionar. Así que lo convencí de que viniera a un seminario conmigo. Y entonces fue cuando él también comenzó a ver el potencial”.

Adelantarse
En realidad, se inspiró tanto al escuchar las historias de otras personas en el seminario un sábado, que entró en acción el siguiente lunes en la mañana sin ayuda de nadie. “Tenía el tipo de personalidad que creía que simplemente podía empezar a mostrar el Plan de Ventas y Comercialización antes de entenderlo realmente”, recuerda él.

Estamos muy agradecidos de poder continuar nuestro negocio a través de nuestros hijos. Es un verdadero honor para nosotros. – Antonio

Entendió su error de inmediato. “Recuerdo la primera vez que lo mostré. Después de aproximadamente dos minutos, mi mente quedó completamente en blanco. ¡No tenía nada más que decir!” Sin saber qué hacer, “me volví hacia mi esposa y dije ‘ahora Juanita explicará el resto’. Ella me salvó, y siempre lo hace”, se ríe.

Él es el primero en admitir que aprendió mucho de sus pasos mal dados, y afirma que si tuviera que hacer todo de nuevo, aprendería más sobre los productos más tempranamente. “Juntar una buena clientela es muy importante cuando empiezas. Para hacer eso tienes que conocer los productos, y tampoco era muy bueno en eso al principio”, admite.

La práctica hace al maestro
La práctica le ayudó a perfeccionar sus habilidades de presentación. Pronto estaban en marcha como equipo, complementando cada uno las fortalezas del otro, y cubriéndose uno a otro donde hubiera brechas. Por ejemplo, cuenta Antonio, “Juanita es excelente con las personas. Siempre está pensando en los demás y esperando para ayudar como pueda. A mí eso me costó un poco más. Estaba acostumbrado a trabajar con cosas, no personas”.

Otra lección que aprendieron fue la importancia de desarrollar el liderazgo. “En nuestro negocio, existe un equilibrio entre trabajar con personas y promocionar productos. Debes hacer ambas cosas”, afirma Antonio.

Juanita y él dicen que leer y estudiar les ayudó a desarrollarse como los líderes en los que finalmente se convirtieron. “Nuestros mentores nos enseñaron que los líderes no sólo leen por placer, leen con un propósito, y tenían razón”, dice Antonio respecto a los materiales de capacitación que exploraron con entusiasmo. “Nos dieron unos libros increíbles, y por supuesto, también teníamos un increíble plan de negocios.”

Creer en ti también es esencial si quieres tener éxito. – Juanita

Ellos hacen lo mismo con las personas en sus grupos. Pero hoy hay más materiales que nunca para compartir con los IBO, incluidas aplicaciones móviles que explican el modelo del negocio y muestran el potencial de ingresos, videos de demostración de productos, programas de capacitación básica de ventas y guías de planificación sucesoria. Los materiales están disponibles en español (y otros idiomas) también.

Dicen que no siempre puedes saber al principio quiénes serán los líderes en un grupo. “Parece que siempre hay sorpresas”, dice Juanita. “Algunas personas que pensamos que tenían las actitudes y personalidades indicadas resultaron no ser tan buenas en la construcción del negocio. Es un poco como nosotros. Yo era muy callada e introvertida, y no parecía en lo más mínimo el tipo de persona que pudiera convertirse en líder”.

Toda oídos
Puede que ella no fuera muy habladora, pero era una buena oyente, y siempre prestaba atención.

“Escuchar a tus mentores es muy importante”, aconseja Juanita. “Especialmente en lo referente a los objetivos. Realmente necesitas que alguien te guíe y te ayude a concentrarte en las cosas correctas”.

Crear un mejor estilo de vida
Sus primeros objetivos fueron tener casa propia y crear un mejor estilo de vida para sus hijos (que ahora son cuatro), incluida la oportunidad de una buena educación. “Logramos todo eso y más”, cuenta Antonio. “Nuestras vidas cambiaron dramáticamente, como el día y la noche. Llegamos a este país con nada y yo estaba realmente perdido antes de que comenzáramos nuestro negocio. Nos dió tanto que no puedo ponerlo en palabras”.


De la misma manera que sus mentores les ayudaron a aclarar y alcanzar sus objetivos, ellos sienten una gran responsabilidad por hacer lo mismo por los demás.

“Los sueños son muy importantes; son lo que nos impulsa”, observa Antonio. “Pero también debes establecer objetivos: ¿qué tienes que hacer para alcanzar tus sueños? ¿Cuánto tiempo quieres dedicar a lograrlo? Sin establecer objetivos, no vamos a ningún lado. Debemos ayudar a definir claramente cuáles son los objetivos y los pasos que deben darse para alcanzarlos”.

La pareja se toma su tiempo para sentarse con los IBO en línea descendente y ayudarles a tomar decisiones cotidianas. “Es nuestra responsabilidad tomarlos de la mano y caminar junto a ellos, recordándoles siempre que pueden lograrlo. Porque creer en ti también es esencial si quieres triunfar”, observa Juanita.

Otras cualidades que piensan que son importantes incluyen la integridad, la honestidad y el respeto hacia los demás. “Y si vas a llegar a Diamante, necesitas mucha determinación y persistencia”, dice Juanita. “El camino al éxito no es sencillo”, agrega Antonio. “Necesitas la energía para seguir avanzando igual que un auto necesita gasolina en el tanque”.

Un regalo invaluable
Siempre trataron también de ser buenos ejemplos para sus hijos, y se entusiasmaron mucho cuando su hija Angélica decidió unirse al negocio familiar y seguir sus pasos. Ella tenía sólo tres años cuando sus padres comenzaron su negocio. Ahora, a los 21, asistió a su primera Achievers el año pasado. “Es una bendición enorme para nosotros”, afirma Antonio. “Somos muy unidos. Ella quiere estar con nosotros; quiere participar y aprender. El año pasado, mientras hacía una inauguración, mostrando algunos productos por primera vez, estaba tan nerviosa. Y después envío un Tweet diciendo, ‘hey, estoy mirando a mi papá y aprendiendo del mejor. ¡Esto es increíble!’ Cuando vi eso casi lloro: ¡es un regalo invaluable para mí!”

De hecho, los Maldonado piensan que es solo uno de los muchos regalos que han recibido a lo largo de los años. “Este gran país y nuestro excelente negocio nos dieron la oportunidad de lograr nuestros sueños, y siempre estaremos agradecidos”, dice Antonio.

AchieveMag Emerald Income Disclosure

Emerald Income Disclosure

Leave a reply

required

required

optional


*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image