DETERMINACIÓN: Renee DeSilva

Sacando fuerzas de sus familiares, amigos y de la fe, esta IBO decidió ser una fuente de inspiración y esperanza para otros.

Para Renee DeSilva, la familia fue siempre una fuente de fortaleza. Ella reconoce en su conexión profunda con su hermana Jennifer Smeenk y su hermano Reggie Nicolas el haber superado la prematura muerte de ambos padres.

“Nuestros padres inculcaron un vínculo entre nosotros tres”, dice Renee, “que no hizo más que fortalecerse después de atravesar juntos la experiencia de perder a ambos padres. Ahora estamos aun más conectados”.

Su familia también estuvo allí para ayudar a Renee cuando su marido Alan murió en un accidente automovilístico pocos meses antes del quinto aniversario de bodas de la pareja, una tragedia que, afirma Renee, no podría haber manejado sin su fe y sin el apoyo de las personas cercanas.

“Tenía la opción de dejar que esto terminara con mi vida”, dice ella. “De no hacer nada y dejar que me derrotara. Pero quiero ser un ejemplo de la posibilidad de superación. Quiero ser fuerte”.

Gracias a su persistencia frente a la pérdida personal, Renee DeSilva recibe el Premio al Héroe de Amway por su Determinación.

Un viaje juntos

Algunos meses después del fallecimiento de su padre, Renee asistió a la Jornada Mundial de la Juventud del 2002 en Toronto, un evento mundial para jóvenes Católicos. Allí comenzó a pasar tiempo con Alan DeSilva, un muchacho con el que había crecido en Edmonton, Alberta, y al que tenía por conocido distante.

Seis meses después de que los amigos volvieron de Toronto, la madre de Renee sufrió un derrame cerebral. “Recuerdo rezar a Dios, ‘acabo de perder a mi padre. Si esa es tu voluntad, por favor danos más tiempo’”, dice Renee. “Y mis plegarias fueron atendidas. Mi madre vivió exactamente un año más antes de fallecer”.

Alan estuvo a su lado en todo el proceso. “Nos convertimos en mejores amigos a lo largo de un año y medio”, cuenta. “Crecimos juntos, y él me ayudó a atravesar ese momento”.

Su amistad se convirtió en romance y después de ser novios durante cuatro años, la pareja se casó en mayo del 2008. El mismo año se convirtieron en Empresarios Independientes.

La fuerza para seguir adelante

Juntos, los DeSilva construyeron un exitoso negocio independiente de Amway™ a la vez que criaban a sus dos hijos, Gabriel de 4 años y Anjali de 3. Pero el mundo de Renee cambió después del accidente de Alan en febrero del 2013.

Quiero ser un ejemplo de la posibilidad de superación. Quiero ser fuerte. – Renee DeSilva

“Sabía que no hubiera podido soportar esta tragedia sin la gracia y el amor de Dios”, dice, “y sin las increíbles personas presentes en mi vida que abrieron su corazón para acompañarme en mi duelo y en este viaje”. Muchos cuidaron de ella de maneras prácticas: limpiando la casa, cuidando a sus hijos, rezando y simplemente estando allí. “¡No cociné una comida durante dos meses!” afirma. “Realmente es una historia del éxito de compasión y amor que me dieron las personas”.

Renee también recibió aliento de las afectuosas historias que escuchó de los estudiantes y colegas de Alan, quien era profesor de biología. “Me ayudó saber que él produjo cambios en el mundo”, afirma, “aunque sólo tenía 30 años”.

Renee está determinada a ser una fuente de inspiración para sus propios hijos. “Voy a tener que superar esto para que mis hijos puedan hacerlo también”, afirma.

Una red de apoyo

Antes del fallecimiento de Alan, los DeSilva trabajaban hacia su sueño de lograr el Diamante; después, Renee dejó enfriar el negocio para poder concentrarse en el duelo y la sanación. Entonces, dice ella, participar del Desafío para Perder Peso en 90 Días con BODYKEY de NUTRILITE™ le brindó un objetivo positivo en el que concentrarse, y la oportunidad de reconectarse con otros. Su equipo perdió en total 69 libras y 138 pulgadas, y ganaron un premio por su éxito.

“El desafío me mantuvo en contacto con mi equipo”, cuenta. “Ahora que reinventé mi papel, vuelvo a tener la pasión de hacer crecer mi negocio nuevamente”.

Como pareja, Alan y Renee tenían cada uno sus propias fortalezas en la empresa: Alan presentaba el Plan de Compensación del IBO, mientras que Renee se aseguraba de que todas las piezas se unieran. Ahora ella está superando sus miedos y presentando el Plan por su cuenta.

“Tomé el compromiso de convertirme en Diamante”, cuenta Renee. “Encontré la inspiración al leer ediciones de la revista ACHIEVE® y encontrar mujeres solteras que alcanzaron Esmeralda o Platino. ¡Si ellas podían lograrlo, supe que yo también podía!”

Una inspiración para los demás

El equipo del negocio de Renee también la acompañó durante estos tiempos difíciles. Ella menciona la ayuda significativa de sus auspiciadores Frank y Lorraine Mikolas, quienes son “personas increíbles de corazón gigante para mi familia y el equipo”, así como sus líneas ascendentes Mike y Lori Bourgeois. “Estoy muy agradecida por su amistad y por su ayuda para mantener una actitud positiva”, afirma.

Una manera en que comparte este aspecto positivo es a través de su voz: Renee es una talentosa cantante. “Siempre disfruté cantar”, cuenta, “y presentarme en la iglesia. ¡Es una gran diversión para mí! La música puede elevar a las personas, y las mantiene en movimiento”.

Renee afirma que lo más significativo para ella es compartir esta alegría. “Para mí, un héroe es alguien que es fuente de inspiración y esperanza para los demás”, afirma. “Estoy feliz de que este premio honre a Alan, su historia y todo su trabajo duro para lograr nuestros sueños”.

Ahora Renee comparte su historia para fortalecer a las personas que la rodean. “Se siente bien dar esperanza”, afirma, “y estar concentrada en el futuro. Cuando hago ese tipo de trabajo, siento una cercanía con Alan. Teníamos un sueño juntos, y lo siento muy cerca mío, ayudándome todavía en ese viaje”.

Leave a reply

required

required

optional


*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image